martes, 15 de noviembre de 2016

Intimidad en parejas que no lo son tal

Existe un principio no escrito pero claramente definido acerca de cómo funciona la intimidad en una pareja que no lo es tal. Cuando alguien no quiere ser tu pareja la intimidad funciona cíclicamente, con ciclos de altos y bajos. Es decir, si hoy has quedado con la persona y has pasado un día maravilloso de estos de ir a comer, tomar el café, hacer el "amor", ir a cenar, volver a hacer el "amor", dormir un poco, volver a hacerlo y desayunar juntos, no te sorprenda que en dos/tres días no tengas contacto con esa persona. O mejor dicho no vuelvas a saber nada de la otra persona si eres tú la que estás enamorada.

¿Por qué pasa esto te preguntarás? Pues la respuesta es muy fácil y la sabes. Porque la otra persona no está enamorada. Si estuviera enamorada no vivirías algunos días tan intensos y otros muchos, más en número, sin saber nadie de ella.

Seguramente te estarás cuestionando ¿cómo alguien puede pasar tanto tiempo y no empezar a querer? Pues es posible. Hay personas que tienen claro el grado de intimidad que quieren con alguien y es muy difícil cambiar a corto o largo plazo ese grado de intimidad. Y, por supuesto, es difícilísimo que cambie su actitud hacia ti. ¿Puede pasar? Sí . Todo es posible. La costumbre hace la fuerza. Pero cuando pase estarás tan cansado o cansada de luchar que el premio no te parecerá tal.

Vigila las primeras fases de la relación. Si observas tratos raros hacia ti, no esperes a estar colgado de la otra persona para dejarla. Ya será demasiado tarde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por compartir tu experiencia!!!