lunes, 20 de mayo de 2013

La costumbre de pedirle peras a los olmos

   Tengo que reconocer que llevo varios días para escribir este post y no era capaz de concretarlo (al final me va a quedar muy largo pero es lo que necesito expresar). Este post está dirigido sólo a mujeres. Así que si eres hombre, te recomiendo que dejes ya de leerlo. 

   Aunque sé que los prejuicios no son buenos, una cosa es pensar que no son buenos, y otra cosa es obviar que hay algo en general que nos falla a las mujeres y que, o empezamos a cambiarlo o seguiremos sufriendo día tras día, año tras año... Seguiremos viviendo engañadas en el "Vale, lo he pasado mal, pero esta decepción me ha servido para aprender. Con esto que me ha pasado he crecido". Y, SÍ es verdad que aprendes, pero el aprendizaje te vale sólo hasta que llega la próxima oportunidad de demostrarlo. De nuevo, ante la próxima oportunidad, los mismos mecanismos se vuelven a poner en marcha. Y los mismos fallos que cometiste, los vuelves (volvemos) a poner en práctica. 

   Todo empezó desde mi propia experiencia. Fui a darle una sorpresa a una persona importante para mi y la sorpresa me la dio él cuando mostró menos ilusión que un pavo ante la llegada de Navidad. 

    Entonces, a partir de ese momento un cúmulo de mujeres decepcionadas llegaron a mi vida, tanto es así que tendré que elegir 3 casos:

Primero de ellos: Ligar en la barra de un bar. 

   Cualquier persona que se pase sentada en un bar desde las 1 pm hasta las 9 pm bebiendo vino blanco, no puede estar bien. Seguro que le pasa algo. Pero es que si además un hombre le da unas ilusiones que probablemente hacia mucho tiempo ningún hombre le daba, entonces, puedes desencadenar en ella un torbellino de emociones innecesarias ("fuck off" fueron sus últimas palabras antes de abandonar el bar). Y así fue la conversación:

     - ¿Quieres que vayamos después a cenar algo? Le preguntó ella a él cuando él le había invitado ya a dos copas de vino. Se acababan de conocer. 
    - Y él le dijo: Sí, vale. ¿Por qué no?
    - Y yo pensé: Mentira. Este no quiere ir a cenar. Ya verás cuando se lo diga.

   Y, efectivamente, cuando ella le dijo que por qué no se iban ya a cenar y él le dijo que no, entonces la revolución llegó al bar. Y encima yo pillé gresca porque el "correcto" holandés no tuvo otra cosa que despedirse más correctamente de mi que de ella. 

Segundo de ellos: Enrollarte con tu compañero de piso.

    El segundo de estos casos, es el de dos compañeros de piso (por lo que viven juntos, mala situación para que sea sólo un rollo) y tienen un "affair" la noche antes de que él pase las vacaciones en su país. Debido a esto no existe ese típico día siguiente tan útil para predecir si sólo va ser un rollo o si puede que haya algo más. Por lo que durante el tiempo que él está en su país, supongo que ella empieza con el proceso de ilusiones que solemos poner en marcha la mayoría de las mujeres (de verdad que creo que muchas veces las mujeres no nos enamoramos de otros, si no más bien de lo que nos gustaría que nos pasara con otros). Y durante el tiempo que él no estuvo, ella creó una serie de ilusiones que descubrió caerían en vano, una vez que le vio. Pero el amor ya estaba en su alma y ahora tiene que recomponerse. 

   Da igual que sea tu compañero de piso o un chaval que pasa una temporada por tu ciudad pero, al fin y al cabo, vive en otra ciudad o en otro país. Un rollo es un rollo, aunque:

 - Dure en el tiempo.
 - La persona sea cercana y viva contigo.
 - La persona te vaya a visitar varias veces a tu ciudad, etcétera. 

   Un rollo es un rollo hasta que él no diga lo contrario (la mayoría de los casos son ellos los que dicen cuando deja de ser rollo y se convierten en "novios" y si alguien piensa o conoce casos al contrario, me alegro, hay esperanza). 

     Y a un rollo no le puedes pedir lo mismo que a un novio y menos actividades que, en general, no les gusta a los hombres (como estar permanentemente en contacto). Por tanto, si te las da, alégrate y deja de quejarte tanto porque no te presta atención.  Si no sois novios no esperes que actúe como novio.  Y si lo que quieres es un novio y no llevas bien que te traten así, no sé qué haces con esa persona. 

   Así que alégrate porque :

    - Te conteste al whatsapp, aunque sea a las tres horas y tú sepas que ya lo ha leído. 
    - Hable contigo por teléfono, skype o todas las diversas formas de comunicación que existen ahora y que colapsan a los humanos, especialmente, a los masculino. 
    - No se enrolle con otra en tu cara. 


Tercero de ellos: Esperar que tú novio te trate de la forma más especial, que seas la única. 

     El otro día se quejaba una amiga de que su novio le había hecho un regalo parecido al de su mejor amiga. Yo creo que para él, ella es la mujer más importante que existe ahora mismo, pero ella al ver que había compartido el regalo con otra persona, se ofendió. Y es que María Jesús Álava lo explica bien en sus textos "uno de los errores comunes de las parejas es esperar que las mujeres reaccionen como si fueran hombres y viceversa". Las mujeres no deben cometer el error de esperar propuestas creativas de los hombres por lo que mi amiga tuvo suerte de que su novio le hiciera un original regalo de cumpleaños, aunque fuera el mismo que compartió con la mejor amiga de él.

    Tres niveles de relación con un hombre. Y es curioso porque lo qué daría la mujer de la barra de bar por dormir una noche con él. Así, se hubiera sentido menos sola, aunque hubiera entrado en el segundo nivel. Y lo qué daría la compañera de piso porque su compañero le hubiera hecho un regalo especial para su cumpleaños, aunque sea uno compartido con otra amiga. Y sin embargo, lo que daría la novia porque su novio le trate como la mujer más especial y única de la tierra, como normalmente sólo se trata a las madres

Por lo que, ¿siempre pedimos más y cuando lo tenemos pronto lo dejamos de valorar? 



En definitiva, que he concluido que es muy importante el "valora lo que tienes porque cuando consigas lo que quieres, posiblemente no valores lo que tienes"

6 comentarios:

  1. Muchas veces perseguimos algo que no podemos tener,o algo que ni existe, en ves de valorar todo lo que tenemos.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí así es. Algo que a veces ni existe...Abrazo!

      Eliminar
  2. Es verdad que los hombres no piensan igual que las mujeres. Nosotras damos por hecho cosas que ellos ni siquiera han percibido. A ellos tenemos que hablarles clarito, decirles exactamente lo que queremos y como lo queremos.¡NO SOY ADIVINO!.(Frase típica de ellos).
    Abrazos P
    Por cierto tienes puesta la ventanita de copiar las dichosas letras y es una lata.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí jejeje suele ser una frase. Y lo de siempre, que últimamente perdemos todos la paciencia muy rápido.

      Muchos abrazos para ti también y gracias por avisarme de eso, pues se ha cambiado sólo la configuración de blogger porque yo odio también lo de la ventanita!

      Eliminar
  3. pintalabios de fresa19 de junio de 2013, 1:15

    No he hecho caso de tu sugerencia de dejar de leer por ser hombre.Ha valido la pena.Tu lógica me parece aplastante
    y las conclusiones útiles y buenas.
    Gracias guapa.Lo comentaré en la tertulia.
    Antonio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que no hayas hecho caso jajaja Sé que es muy difícil utilizar el cerebro en el amor, pero un poquito, una milésima más de lógica y todo iría mejor.

      Muchas gracias por el comentario.

      Me encanta lo de la tertulia :)))))

      Eliminar

Gracias por compartir tu experiencia!!!