sábado, 24 de septiembre de 2016

¿Cómo superar una ruptura? Pero de verdad.

Para mí, este es un tema muy espinoso. Yo he leído muchos blogs dando algunos consejos, buenos seguramente para muchas personas pero inútiles al menos para mí. Entiendo que yo soy diferente  (aunque sé que hay mucha gente como yo) y que las recetas tradicionales no me sirven y hasta me aburren.

Estoy cansada de las típicas recetas de sal a bailar, vete al gym, conoce a gente nueva, sal con tus amigos, aprende a estar solo, céntrate en un proyecto que te guste. Vale. Sí. Todo eso lo tienes que hacer. Pero ¿qué pasa cuando todo eso ya lo hacías antes y a duras penas puedes hacerlo ahora y te sientes muy infeliz haciéndolo?

De todos esos consejos, el de estar solo es el más importante. No es sano que te enganches a otra relación  (aunque es cierto que ver que le gustas a otras personas, da  idilla). Pero la vida no te puede venir desde fuera.

También dedicar tu vida a un trabajo o hobby  que te gusta hace que pases varias horas al día más relajada. Sin embargo, vas a pasarlas putas al principio. Da igual lo que leas aquí porque si es el principio de un abandono de una persona que te lo prometió todo y no te lo esperabas, el impacto en este momento es grande.

Te seguiré contando qué cosas me sirvieron a mí sin cortapisas. Voy a ser totalmente sincera de un momento de mi vida que creí caer y no volver a levantarme, a pesar de que lo tenía todo: hobbys, amigos, gente nueva, trabajo del 10 y capacidad para estar sola.

jueves, 15 de septiembre de 2016

Tranquilízate

Tranquilízate: Palabra que se usa para calmar a alguien cuando está en una situación de angustia provocando el efecto contrario.
Forma verbal usada para mostrar que no eres capaz de soportar ver a la otra persona mal.

Y es que puede ser que esta sea una de las palabras que más me han dicho en la vida, más he odiado que me dijeran, más dolor me han provocado y menos efecto han tenido en mi persona.

Si estoy llorando o con los nervios nerviosos -como dice mi madre-, de verdad que no me puedo tranquilizar. Por mucho que quiera, por mucho que lo intente ahora mismo no puedo.

Sin embargo, ¿tú puedes hacer algo para que me tranquilice? Efectivamente, puedes. Tienes todo el poder para ello. Mantente en silencio y no me mires como si tuvieras delante tuya a un marco colombiano. Que no, que te puedo asegurar que no soy tan mala. Simplemente tengo un poco de problemas en el control de impulsos y aunque esto no sea tu culpa, te puedo asegurar que tampoco yo quiero causarte este dolor y me avergüenza que me veas así pero no he aprendido a superar estos trances.

Te digo más para que comprendas como soy yo. A mí me han llorado muchas personas y me he implicado en tranquilizar y escuchar a muchas personas cuando estaban verdaderamente mal, cuando estaban en esos momentos que nadie las quiere ver -ni ellos mismos- y les he conseguido tranquilizar. ¿Poderes mágicos? Ninguno. Empatía se llama. Empatía quizás derivada de haber estado en su lugar, de haber caído tn bajo como están ahora mismo ellos

Así que, por favor, no vuelvas a decir a nadie que está mal que se tranquilice porque te aseguro que ese justamente es su mayor objetivo.

Muchas gracias. El mundo de las emociones te lo agradecerá.

sábado, 10 de septiembre de 2016

¿Qué es el amor (y el desamor)?

Puede parecer una pregunta profunda y difícil de contestar pero después de años pensando creo que la respuesta la tenía delante de mí todo el rato. El amor y el desanor es algo que hacemos todo el rato:

Es la toma de una decisión.

Amar a alguien es conocer a alguien y tomar la decisión de que estás locamente enamorado de él  (flechazo) o ir quedando con alguien poco a poco y decidir que quieres saber más y más de esa persona  (es decir, nos estamos conociendo). En ambos casos lo que decides cada día es que quieres pasar tiempo y espacio con ese alguien.

El desamor es tomar la decisión contraria, esto es, que no quieres pasar más tiempo y espacio con ese alguien ya sea, de repente, porque has tomado la decisión que prefieres estar con otra persona (o sea, llevar tiempo engañando a tu pareja y decírselo cuando has decidido que prefieres quedarte con el otro) o que prefieres estar solo (lo que sería desenamorarte poco a poco con la esperanza de que puedes encontrar algo mejor).

Y, sin embargo, ¡cómo podemos llegar a sufrir tanto por la toma de una única  decisión!

jueves, 1 de septiembre de 2016

¿Es posible dejar de ser tan perfeccionista?

Esta es la historia: ML, 53 años, muy comprometida durante toda la vida: primero, con sus padres, luego con sus estudios, después  con su marido, inclusive cuando se convirtió en ex-marido y posteriormente con su hija. ¿Y con ella? ¿Algún compromiso con ella? Ninguno. Porque priorizarse a ella misma en algo es de egoístas.

Es la historia de siempre, una y otra vez. La historia de las malas elecciones. ¿Por qué te casaste con él? Porque se me pasaba el arroz y era mi último tren. Y me habían dicho que si no tenía marido e hijos nunca sería nadie.

¿Cómo te defines ML? Como una persona muy fiel. Soy muy fiel. Nunca traiciono a nadie. Doy lo mejor que tengo. También le añado que es muy leal -y buena persona-. Incluso, le digo que es demasiado generosa, si es que se puede ser demasiado generosa.

Jesús nos dijo "amar al prójimo como a uno mismo". Lo que Jesús no sabía es que casi nadie se ama a sí mismo por lo que es muy difícil amar al otro.

¿Cómo eran tus padres? Mi padre muy exigente. Nos llamaba "mierdas". Nunca le parecía bien nada de lo que hacíamos. Nunca estaba satisfecho con lo que hacíamos y siempre nos dejaba claro que no eramos lo suficiente. Pero si sus hijos eran unas mierdas ¿entonces él no sería el "gran mierda"?

La misma historia escuchada una y otra vez. ¿El mismo factor común? Un padre/madre exigente o ¿es casualidad?. Muchos años de sufrimiento.

¿Me puedes dar algún consejo? ¿Crees que debería ir al psicólogo? Para nada. Creo que deberías empezar a disfrutar de tu vida. ¿Y eso cómo se hace? ....