martes, 25 de noviembre de 2014

¿Qué es lo bueno de envejecer?

Existen dos reflexiones que me he hecho últimamente sobre cómo cambia la forma de afrontar la vida conforme pasan los años y también, por qué no, la manera de mirar el mundo. Dos pensamientos nuevos que ocupan mi cerebro son los siguientes:

1. Si alguien se comporta de cierta forma con el resto de la gente, contigo también se va a comportar igual. Por muy especial que esa persona te diga que eres para ella, tarde o temprano, se comportará contigo como lo ha hecho con el resto de la gente. 

2. Cada persona tiene su gusto, su opinión, su forma de pensar, sus miedos, sus inseguridades... No le caes bien a todo el mundo. Es imposible. Aunque te comportes exactamente igual con todo el mundo. A todo el mundo no le gustan las mismas cosas. 

De estas dos premisas se deriva una tercera: "como dependas de la opinión de los demás estás muerto". Bueno, esto último es un poco exagerado pero es cierto que como dependas de los demás de caerles bien, gustarles, complacerles o que te complazcan, tu vida puede ser bastante desagradable. 

Así que, cuenta contigo mismo. Sin embargo, aunque lo hagas, alguna vez, puede ser que te traiciones.