domingo, 10 de agosto de 2014

Ir a un festival sola

A veces, cuesta hacer las cosas sola pero las tienes que hacer. No queda otra. Pueden crearte un poquito de angustia al principios, de nervios por no saber lo qué va a pasar. Pero son esos nervios en el estómago que son buenos, parecidos a los que sientes cuando crees que te estás enamorando de alguien. 

La semana pasada fui a un festival de música sola. La verdad que ya había hecho muchas actividades "alone", entre otras, muchos conciertos en mi ciudad y en otras, que siempre me habían dado muy bueno resultado pero nunca me había apetecido ir a un festival de música sola, pues para mi la música es una parte fundamental de mi vida y me encanta compartirla con personas muy especiales y que la entiendan como yo. 

Fue un momento de muchas emociones. Por un lado, poder ver grupos que no me esperaba, músicos que ya llevaba mucho tiempo queriendo bailar con ellos en directo y disfrutando de la compañía de mi soledad. 

Principalmente, el cartel estaba compuesto de grupos españoles. Grupos como Standstill que representan de una manera muy fiel mi modo de estar en el mundo. Su forma de ver el amor, la vida, las decepciones y las alegrías. Además del directo espectacular en el que predomina la percusión, sus visuales te transportan a otros lugares. 






Otros, catalanes también, como son Sidonie, mucho más alegres (y comerciales) que los primeros. Siempre tienen la capacidad de sacarte una sonrisa, tanto por sus temas como por su directo. Un directo en que no ahorran una pizca de energía, con una vitalidad que hace que te quieras comer el mundo después de haberlos oído, incluso, por qué no, empezar a tocar un instrumento para poder disfrutarlo tanto como lo disfrutan ellos. Mientras los estás viendo en directo, no solo desearás conocerlos, sino que te dará rabia que ese guitarra, bajo y, especialmente, batería no sea tu hermano mayor, tu primo o tu amigo, porque el sentimiento que ellos muestran en el escenario, es el de las personas con las que te apetece compartir la vida. 


Menos mal que no se fueron sin tocar este tema...



El festival lo cerró el grupo Sexy Sadie que, aunque se habían separado, se han juntado para dar unos conciertos este año. Una pena que tan poca gente se quedará a disfrutarlos. Supongo que porque la mayoría de la gente era muy jovencita y ni les conocían. Además, de que tocaron después de un grupo de esos que después la gente queda exhausta. Se me removió un poco el estómago con un comentario del cantante. Con ese comentario, parecía triste y decepcionado por su presente. Algo así "gracias por lo arriba que nos hicisteis estar". Creo que no es la mejor actitud ante la música. Quizás la actitud de creerte arriba o abajo, es la que te hace que un grupo bueno se separe. 



Si os gusta la música, tenéis que probarlo. Festival alone. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por compartir tu experiencia!!!