domingo, 29 de junio de 2014

Estar ocupado vs estar preocupado

  Cada día tenemos que afrontar un montón de tareas. A veces son más fáciles, a veces más difíciles, pero casi siempre posibles de afrontar. A la hora de comunicarnos en español, siempre utilizamos el mismo verbo. Siempre decimos que "estamos preocupados" por algo o que "nos preocupa no saber resolver algo"

  Preocuparse lleva implícito un nivel de ansiedad alto. Lleva aparejado un nivel de incertidumbre que se interpreta como peligrosa. Y mientras que estamos en esa tarea, lo estamos pasando mal. Sin embargo, al final la mayoría de los resultados son positivos y la tarea que afrontamos, acaba siendo solucionada con éxito.

  Por esto, trabajar con personas que su principal lengua es el inglés, me ha ayudado para ver que en este idioma, el lenguaje genera menos ansiedad. Las personas de habla inglesa distinguen bien entre "concern" y "worry". 

  Ambas significan en español estar preocupado, pero "concern" es algo más como estar ocupado en alguna tarea que tenemos entre manos intentando resolverla y "worry" es más que nos preocupa esa tarea y que no sabremos qué resultado tendrá o cómo la afrontaremos y mientras nos está generandobansiedad. 

  "Estar ocupado" hará que planteemos una mejor solución de problemas; que la lluvia de ideas de posibles soluciones sea más extensa; que no perdamos ni un minuto y empecemos a aplicar cada una de las soluciones; y que vayamos desechando las soluciones que no tienen éxito y probando con soluciones nuevas. Así es como los altos ejecutivos superan su día a día. Así es como las personas que viven en zonas de conflicto se enfrentan a su realidad diaria. 

 Hay que ocuparse de las tareas diarias, sin preocuparse... El resultado será muy alentador y positivo. Podemos hacerlo.

domingo, 22 de junio de 2014

Historias hiperrománticas: Frozen

 El otro día al final se quedó disponible en el video club. Desde que la trajeron y eso que han traído dos copias que es el número máximo que traen con las pelis más taquilleras, no había estado disponible. Pero aproveché que era entre semana y estaba libre: Frozen. 



   Tenía muchas granas de verla porque a priori parecía una peli diferente. Las protagonistas eran dos hermanas princesas y no se veían príncipes. Además, ha adquirido una fama a nivel mundial muy relevante convirtiéndose en una de las pelis más taquilleras de la historia. No sólo eso, sino que ha supuesto una revolución cambiando la lista de los nombres de niñas más comunes en el Reino Unido. También hay que decir que Elsa es el nombre de la princesa que a priori es la protagonista, pero que no tiene tantos minutos en la pantalla como su hermana, la princesa hiperromántica. 

   Sin querer desvelar de qué trata la peli, pero queriendo mostrar cómo este nuevo guión de Walt Disney hace hincapié en los valores del hiperromanticismo de toda la vida: el amor (de hombre) existe y te hace feliz; el amor te salva de la soledad; la soledad es negativa; tarde o temprano encontrarás a tu príncipe azul (si éste no es tu primer azul, entonces es porque tu príncipe azul está por llegar, pero al final llegará). 

   Y estos son los valores que nos venden y es que qué bonito es el amor, aunque duela...

domingo, 15 de junio de 2014

Los acuerdos en la pareja

Tener una pareja es difícil. Mantenerla más. Para ello, uno de los condicionantes que se suelen poner las parejas para sobrevivir en este mundo de desecha lo difícil es el de: "todo lo decidimos a medias y por consenso".

La verdad que, a priori,  suena bien. Pero a la larga es una afirmación demasiado estricta. Creo que aunque hay una parte de cada miembro de la pareja que se entrelaza con el otro para formar un tercer ente (el de la pareja), siempre debe quedar un espacio para las decisiones que no se deben compartir. No sólo porque no se deban compartir sino porque no es posible llegar a consenso en todo...

Por eso, habrá que dar un paso más difícil y será el de la tolerancia, seguido por el de la paciencia. Esa característica o actividad que no te gusta de tu pareja, no la podrás consensuar sino que tienes que respetar que tú pareja lo haga así.

El único límite sería el de los valores personales pero... tu pareja necesita un hueco para expresarse,  hueco que tú sólo debes mirar desde fuera y sin rascar.