domingo, 9 de diciembre de 2012

Domingos por la tarde

Tengo una amiga que odia los domingos por la tarde, algo que suele ser muy común entre un gran número de personas. Sin embargo, a ella lo que no le gustan no es que existan los domingos por la tarde, lo que no le gusta es el poco provecho que les damos. Parece verdad.

La mayoría de la gente se queja de los deprimentes que son los domingos. Y más los de invierno. Y lo único que hace para solucionarlo es poner la estufa y pasarse sentada durante horas viendo la tele. Es decir, confirmar que son deprimentes. Los más osados, cogen un ordenador o se leen un libro.

Sin embargo, la gente evita salir a la calle y relacionarse, cuando una de las razones que más se dan para odiar los domingos es que son aburridos y una de las estrategias más fáciles para solucionarlo es compartiendo con otros algún interés, pasar un buen rato con la gente que quieres.

En general, los bares están vacíos e incluso tienen que inventar eventos para animar a la clientela a que vayan. Y si consiguen que vayan, entonces descubren que los domingos por la tarde hasta tienen sentido.

Creo que los domingos por la tarde se merecen mucho más. Aunque hayas salido el día anterior, se suele estar descansado. Es previo al día de trabajo o escuela por lo que tienes que evitar dedicar el tiempo a tareas relacionadas con lo que haces toda la semana, ya que a partir del día siguiente a las 8 les dedicarás cinco días enteros. Las tareas hazlas el viernes (o el sábado depende de si trabajas) y el domingo pásalo bien para que al día siguiente cuando llegues a tu sitio de trabajo sepas que esa no es sólo tu vida. Que tu vida también es lo que viviste ayer por la tarde y cuando te acuerdes del fin de semana, recuerdes con una sonrisa, que te divertiste hasta el último segundo.

El problema no son los domingos por la tarde, pues si los quitaran entonces el problema pasarían a ser los domingos por la mañana. Así hasta que nos quedáramos sin días libres... El problema es como dice mi amigas que: "no los aprovechamos porque parece como si nos tuvieran encerrados". 

viernes, 7 de diciembre de 2012

¿Cómo piensan los hombres? (Segunda parte)


Hoy mismo puede ser un buen día para continuar analizando el tema de Los Planetas. Es la segunda parte de un post anterior. 
“He estado durmiendo hasta las 6” : Más relax, tranquilidad…
“Y después he leído unos tebeos de Spiderman que casi no recordaba: Distracción, distracción y distracción y saber apreciar esa distracción.
“He puesto la tele. Había un partido y Mendieta ha marcado un gol realmente increíble” : Más distracción aún…
“Me puesto triste el momento justo antes de irme” : Se ha puesto triste durante un momento. ¿Tendrá algo que ver que durante todo el día haya estado distraído y ocupado en quehaceres que le gustan? ¿Tendrá algo que ver que no le ha estado dando vueltas a un tema?
“Había quedado de nuevo a las diez…” : Muchas mujeres a esta cita ya no se apuntarían porque es cierto que las mujeres generalmente tienen o asumen más responsabilidades en su vida diaria.
“Hoy no he quedado contigo, no hacía nada de frío” : Sale a pesar de que no ha quedado con esa persona, que otra vez vuelve a estar con los amigos. Y de nuevo valora la climatología positivamente sin pararse a pensar más.
“He estado con Erik hasta las 6…No he vuelto a pensar en ti hasta que he llegado a casa” : ¿¿Hasta las 6 de la mañana sin volver a pensar en esa persona!!?? De nuevo, es demasiado tiempo. Una mujer en algún momento hubiera vuelto a pensar en la persona pero sobretodo a hablar de esa persona, de lo que sienta hacia ella, de lo que le echa de menos y de lo que le gustaría que fuera su vida y no es.
Obviamente, esto es una canción. No es la vida real de lo que pasa por la cabeza de nuestro protagonista. Sin embargo, creo que responde bien a esas preguntas que me hacia mi amiga y que coloqué en el primer post. Sí que se come la cabeza y sí que piensa en ella. Pero no lo hace tanto, ni tantas veces, ni con tanta intensidad. Sabe disfrutar de los momentos de soledad en su casa y de los momentos en compañía con sus amigos. Y así probablemente estará más tranquilo para cuando vea a esa persona por no haberse sobrellenado de opiniones de otra gente, malas actitudes y de no haber podido disfrutar de un buen día.

De hecho, creo que el hecho de que una mujer haya interpretado esta canción puede ser una muestra más de que las mujeres pensamos demasiado. Perdonadme porque sé que he generalizado bastante pero creo que puede explicar bien algunas diferencias en las actitudes ante las relaciones. Que cada uno se quede con lo que quiera ó con lo que le sirva. 
Y aquí dejo otro vídeo de este mismo tema. Este vídeo es muy divertido. 


¿ Cómo piensan los hombres?



El otro día una amiga estaba mal y necesitaba respuestas. Aunque suele ser una amiga muy positiva, necesitaba saber el por qué de cómo piensan los tíos. Y decidió comprarse para encontrarlas Los hombres son de Marte y las mujeres son de Venus.
Estaba pensando en esto  que mi amiga me había wasipeado y para no pensar en ello e intentar distraerme puse la carpeta de música “descargas spanish” y sonó la canción de Los Planetas “Un buen día”. Me encanta este tema por lo positivo que es.
El protagonista de la canción es un chico que relata un día de su vida que considera un buen día. Y creo que este tema, escrito por un hombre, relata bien cuáles son algunas de las diferencias principales entre hombres y mujeres y puede responder a la pregunta de ¿él no está mal?¿él no se come el coco?¿él no piensa en mí?
Es un tema largo por lo que lo dividiré en dos post. Si dejo fuera algunas frases de la canción y consideráis que también existen diferencias, por favor, compartirlas. Empezamos:
“Me he despertado casi a las 10 y me he quedado en la cama más de tres cuartos de hora y ha merecido la pena”:  Una mujer en la cama 45 minutos más desde que está despierta, es una mujer comiéndose el coco por decenas de asuntos: “trabajo, limpieza, hombres, estudiar, salir para ver a quién le gusta”. En general, las mujeres tenemos poca capacidad para pensar en temas más neutros emocionalmente, es decir, libros, comics, música, cine… o en temas positivos, como hobbies o intereses.
“Ha entrado el sol por la ventana y han brillado en el aire algunas motas de polvo. He salido a la ventana. Hacia una estupenda mañana”: Ves brillar motas de polvo y te anima a asomarte a la ventana. Si eres mujer lo más normal es que esas motas recuerden a lo sucio que se pone todo y lo poco que duran las cosas limpias. O en mi caso, a lo poco que me gusta limpiar... Y después de esto, ¿te das cuenta del día tan maravilloso que hace?
“He bajado al bar para desayunar”: ¿Sólaaaaa??? Una mujer casi nunca va sola a un bar ni para desayunar, ni para comer, a no ser que sea por causa del trabajo y está el tiempo estricto que dura la comida. Y menos una mujer baja a tomarse sola una copa. Y ahí nos perdemos una fuente de distracción y oxigeno que en algunas ocasiones puede ser importante.
“Y he leído en el marca que se ha lesionado el Niñato”: Distracción, distracción, distracción… ¿Tú te sabes distraer?¿Sabes mantener tu mente ocupada en otra cosa?¿Aunque no sea algo muy importante?
“No me he acordado de ti hasta que ha pasado un buen rato: ¿Qué hora puede ser ya??? ¿Más de las 11??? Lleva despierto más de una hora y hasta entonces no se ha acordado de manera consciente de ti (suponemos que una persona importante de su vida). ¿Cuántas mujeres podrían aguantar más de una hora sin pensar en esa persona importante? O sin pensar en si está sola o con pareja, lo bien que está en ese estado civil o en cualquier detalle relacionado con el amor.
“Luego han venido estos por aquí y nos hemos bajado a tomarnos unas cañas y me he reído con ellos”: Aquel grupo de mujeres que tuviera tiempo para quedar al mediodía con las amigas, sabiendo que después va a quedar por la noche –como más adelante escuchamos- porque le da tiempo a hacer todo lo que tiene que hacer (los asuntos comecocos), quedan y ¿se ríen??? Probablemente, sí se reirían pero más de un 80% de la conversación versaría sobre si le ha llamado o no, si va a quedar o no, si hay posibilidades o no… Cada una iría contando su experiencia con cada uno que le gusta, mientras que las otras les aconsejan algo que ellas mismas no hacen y las risas serían casuales, porque alguna de ellas hiciera alguna broma oportuna sobre alguno de estos temas. Los hombres directamente intentan hablar de temas que les provocan gracia o simplemente cuentan chistes.
Seguimos otro buen día. 

La canción para que la escuchéis.


domingo, 2 de diciembre de 2012

ELLA, mi amiga


     Le acaban de romper el corazón a una amiga (ELLA) . Ha sido un chico (ÉL) con el que había empezado a mantener una relación, aún nada serio, todavía en fase “nos estamos conociendo” . ÉL le había propuesto quedar mañana en la mañana para una “cañita al sol”. Todas las amigas (y amigos) en una reunión  este mediodía  lo hemos juzgado  positivamente porque hemos coincidido que cuando alguien al que hasta ahora sólo has visto de noches te propone quedar por la mañana y ¡un lunes!, es porque quiere algo más...  Cuánto nos hemos equivocado. 

         ELLA y ÉL han empezado a hablar (la noche de antes) para concretar la cita "mañanera" y supongo que un sentimiento de culpa lo suficientemente fuerte antes de irse a la dormir y siempre difícil de mostrar a la cara ha servido para que ÉL le dé un anticipo de la reunión de mañana.

      ELLA ha descubierto que no es una reunión casual o una cita de esas que se van sumando hasta que consigues conocer perfectamente hasta los dedos de los pies del otro. Es la cita para confesar que realmente está enamorado de OTRA (OTRA con la que, para que se quede más tranquila ELLA, aún no ha pasado nada). Y esto era algo que hasta este momento dudaba pero que haber tenido un affair con ELLA le ha servido para darse cuenta que está enamorado de OTRA. Como dice mi amiga: “estar conmigo le ha servido para desojar la margarita y el último pétalo ha sido: la quiero”.

        Ahora mismo soy la única amiga que lo sabe, la única a la que se lo ha contando y de verdad que no sé qué decirle. ELLA que siempre dice que yo le doy muy buenos consejos y hoy, cuando más los necesita, me ha dejado sin palabras. Y, por supuesto que, aunque estoy triste y desilusionada,  no voy a tirar de topicazos (“si será ca….”). No voy a usarlos, porque sé que mostrando mi ira voy a dañarle más. Además ni tan siquiera lo pienso. Creo que él ha cometido un error. Simplemente, bastante doloroso.

    Y el mayor error que ha cometido no es no darse cuenta que estaba enamorado de OTRA ANTES de enrollarse con mi amiga, ANTES de decirle lo guapa que era y ANTES de alabarla por lo mucho que le gustaba a sus amigos que ellos estuvieran juntos. El mayor error que ha cometido es escoger para darse cuenta a una persona herida.  Eso ÉL no lo sabía cuando la escogió ya que dudaba de si realmente estaba enamorada de la OTRA ó de ELLA. Porque las heridas del corazón que ELLA tiene, no se ven, porque en realidad no sangran. ÉL no sabía que ante una apariencia tan segura y firme como mostraba mi amiga, se escondía justamente la persona más lastimada que podía haber escogido para comprobarlo. Precisamente, la que no quería abrir su corazón porque “Mari, tengo miedo que al final me haga daño”.