sábado, 17 de noviembre de 2012

La dama de hierro


Con este título hago referencia a la película del año 2011 dirigida por Phyllida Lloyd y protagonizada por Meryl Streep. Este post no tiene la osadía de ser una crítica de cine, ni siquiera utilizando una información muy re-conocida como es la actuación galardonada de Meryl Streep, sino más bien de una frase que me sorprendía al inicio de la película. La frase decía algo así como “película recomendada para la educación de igualdad de género”. Conociendo algo de la historia de Margaret Thatcher, en mi cabeza no concordaba esa frase con lo que para mí debe de ser el camino a la igualdad de género. Y la visión que la película muestra sobre la vida de la Thatcher así me lo confirma.
M. T. como parece que la llamaba familiarmente su compañero,  se muestra en la película como  una  mujer  dura, con unas convicciones firmes y sin miedo a tomar decisiones. Una mujer convencida que las medidas que toma durante su carrera política son las mejores y que no existe otra posibilidad, otra decisión diferente a la alternativa tomada.  A la vez la película muestra los tópicos propios del género femenino puesto que se refleja la parte más familiar de su vida, haciendo mucho hincapié en su historia de pareja y denotando una gran pasión por su marido.
Así, en un momento dado la película muestra un paraje de la historia cuando en 1982, Argentina invade las Islas Malvinas intentando hacerse con ellas. La película dibuja a una Thatcher  que no duda en declararle la guerra a Argentina desoyendo el consejo de sus compañeros de partido o de la administración de Estados Unidos. Se produce una guerra en las que mueren alrededor de 255 soldados británicos y 649 argentinos. En este punto utilizaré una cita de otra mujer, también Primera Ministra –antes que la Thatcher-  en otro país (Israel) y también conocida como dama de hierro. Golda Meir decía que “un líder que no duda antes de enviar a su nación a una guerra, no es apto para serlo”. Nadie puede saber qué ocurrió en la cabeza y en el corazón de la Thatcher cuando tomó esa decisión. Sin embargo, la película no refleja que dudase antes de tomar esta decisión, sino que más bien refleja como una decisión que le sirve para alcanzar una posición mayor en un mundo de hombres. No obstante, la película sí muestra la empatía de la mandataria tras la muerte de los soldados ingleses durante la guerra escribiendo cartas individuales a sus familiares haciendo alusión a su condición de madre (ahora sí la protagonista hace referencia a  una condición única femenina, en cada carta que manda a la familias condición que no le sirvió para haber evitado esas muertes inútiles). 
Considero que repetir los esquemas que los mandatarios políticos, en su mayoría hombres, han realizado durante siglos de historia, no es una forma de alcanzar la igualdad de género. Creo que los individuos tienen que alcanzar la igualdad sin perder aquello que les caracteriza. Aunque también comprendo que a veces para sobrevivir hay que adaptarse al medio. La Thatcher no fue una mujer común puesto que fue la primera mujer Primera Ministra en un continente en el que hasta entonces sólo habían ocupado esos puestos los hombres. Tampoco fue común puesto que se exhibe como una mujer con cualidades más propias del género masculino (agresiva, autoritaria y con una alta capacidad de liderazgo). Por lo que, no recomendaría esta película como “enseñanza de la igualdad de género”. Simplemente, la recomendaría sin más etiquetas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por compartir tu experiencia!!!