domingo, 18 de noviembre de 2012

Another earth (Otra Tierra)

Me encantan este tipo de pelis que mezclan el drama de la vida cotidiana con la espectacularidad de la ciencia ficción y consiguen provocar un halo de esperanza en las tragedias de la vida diaria.  Es de estas pelis a las que llegas sin saber qué extraordinaria barita mágica ha hecho que la escojas a ella entre las miles de películas que hay en el videoclub. A continuación, un diálogo increíble de la peli. Os recomiendo que antes de leerlo, la veáis. 

HISTORIA DEL COSMONAUTA RUSO

Rhoda: ¿Nunca escuchaste la historia del cosmonauta ruso?

John: Gracias.

Rhoda: El cosmonauta ...es el primer hombre que viajó al espacio. Los rusos ganaron a los americanos. Despega en una gran nave espacial pero la única parte habitable es muy pequeña. De modo que el cosmonauta va ahí metido y tiene una ventana circular. Mira por ella, y ve la curvatura de la Tierra por primera vez. Es el primer hombre en ver el planeta del que procede. Y se pierde en ese momento. Y, de repente, empieza a oír unos golpecitos extraños en el tablero de mandos. 

John: OK, sí. 

Rhoda: Arranca el panel de control. Saca sus herramientas. Intenta encontrar el sonido. Intenta parar ese ruido. Pero no lo encuentra. No puedo pararlo y continúa...Unas pocas horas después se siente torturado.
Después de unos días oyendo el ruido, sabe que estos pequeños golpecitos le volverán loco. Perderá la razón. ¿Qué va a hacer? Está en el espacio, ¡sooolooo!, en un armario espacial. Le quedan 25 días con este sonido. Entonces, el cosmonauta decide que la única forma de conservar la cordura es enamorarse del ruido. Cierra los ojos, se adentra en su imaginación y luego los abre. Y ya no oye los golpecitos más. Oye música. Y se pasa el resto del tiempo navegando por el espacio en la gloria total y ... en paz. 



2 comentarios:

  1. Me encanta esa pelicula y en especial esa escena!! Es imposible no quedar atrapado por la historia... Esta buscando el texto en español para una cita, muchas gracias!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi también, Ariel... es una escena que la utilizo mucho en mi vida diaria...

      Me alegro que te haya gustado!

      Eliminar

Gracias por compartir tu experiencia!!!